Cómo elegir un saquito de dormir para bebés

La hora de dormir al bebé es quizá uno de los momentos clave de su desarrollo y también una de las mayores preocupaciones de los papás. Los saquitos de bebé son un complemento maravilloso para ayudar a los bebés y los papás a descansar más tranquilos. Pero, como todo lo que tiene relevancia para los peques, es necesario que se compruebe que es completamente seguro para ellos.

Aunque te parezca que un saquito de bebé es una prenda completamente inocente, es importante que busques una que cumpla ciertos requisitos. No debes elegir solo por el diseño.

Algunos problemas que pueden surgir y que debes tener en mente a la hora de comprar un saquito de dormir para bebés.

  • Mira el hueco del cuello, algunos saquitos de bebé pueden tener un hueco demasiado grande, o demasiado pequeño, por lo que no se ajusta correctamente a la cabeza del bebé.
  • Asegúrate del material del que está hecho para que la tela no encoja después de los lavados.
  • Busca saquitos de bebé que no tengan pliegues en la tela con fines únicamente estéticos. Pueden ser un problema si tu bebé se engancha, por ejemplo, un dedito meñique. Cuanto más sencilla sea su estructura, más fácil es que sea seguro.
  • Revisa las cremalleras o los cierres para asegurarte que abren y cierran de manera fluida y totalmente para que no se abran y que tienen tela que cubra esos cierres para que esta parte no toque la piel de tu bebé.
  • Revisa que las etiquetas que proporcionan información, incluidas las advertencias, los valores de control de calidad y las instrucciones de cuidado, están completamente claras antes de comprar el producto.

Hoy en día todos los minoristas deben encargarse de vender productos que, aunque hayan pasado los test iniciales, cumplan y excedan la normativa y además sean cómodos y seguros no solo desde el punto de vista normativo, sino también desde el del sentido común.

Te recomendamos que compres siempre en un minorista reconocido, que busques opiniones online de clientes que a hayan comprado en esa tienda y el producto que estás buscando para conocer su experiencia. Y que a partir de ahí te guíes hacia el saquito de dormir a tu bebé que realmente necesitas.

¿Cómo puedes asegurarte de que tu saquito de dormir es completamente seguro?

Teniendo en cuenta que más de la mitad de los papás confían en un saquito de dormir para poner a dormir a sus bebés (y también para transportarlos en el carrito), es necesario tenerlos muy en cuenta. Sabemos que son un reemplazo más que útil de las mantitas y las sábanas, que pueden arrugarse y acabar enredadas entre el bebé o incluso suponer riesgos, pero no todos los saquitos de bebé que se venden en el mercado son completamente seguros. Busca información antes de comprar y pide toda la información que necesitas, pregunta a la tienda, a otros papás, a internet, compara saquitos de bebé…

Desde aquí te aconsejamos verificar algunas cosas al comprar un saquito de dormir para bebés:

Verifica las etiquetas: ¿Está clara toda la información clara acerca de tu saquito de dormir? Busque información en las etiquetas y asegúrate de que cumple con la normativa. La Directiva 2001/95/CE es la que se encarga de determinados productos del entorno de sueño de los niños.

Comprueba claramente el cierre y las piezas del saquito de dormir y asegúrate de que no hay piezas pequeñas que puedan soltarse o aflojarse.

Asegúrate de que las sujeciones con velcro o cremalleras estén cubiertas para que no entren en contacto con la piel del bebé.

Sigue siempre las instrucciones de lavado de los fabricantes. Lavar una prenda a una temperatura superior a la recomendada podría hacer que se encoja y afecte a la regulación de la temperatura o la comodidad de tu bebé.

Evita comprar un saquito de bebé con pliegues y decoraciones añadidas solo por cuestiones estéticas, ya que los dedos de un bebé podrían quedar atrapados.

Verifica que las etiquetas sean seguras y que no corran el riesgo de soltarse o descoserse, lo que representa un potencial peligro de asfixia.

Verifica las costuras y los acabados; no compres el saquito de dormir si estas partes parecen inacabadas o rugosas.

No asumas que, debido a que la etiqueta indica un tamaño, (por ejemplo, «durante 0-6 meses») le quedará bien a tu bebé. Si el saquito de dormir tiene problemas de ajuste, deberías poder devolverlo para que te hagan un reembolso completo del dinero que pagaste por él. En este caso es importante que compres en una tienda de bebés online de confianza.

No uses el saquito de dormir si crees que puede ser inseguro.
Esto es un consejo de sentido común. Compra solo productos que cumplan con estos estándares y que además cuenten con certificaciones europeas y a ser posible españolas también para certificar que han pasado por los correctos controles de calidad. Así te asegurarás de que estás comprando un producto seguro para tu bebé. Recuerda también que es necesario hacer un uso correcto del producto teniendo en cuenta para lo que esté diseñado. Esto al fin y al cabo son cuestiones de sentido común en gran medida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here