hombrepc

Cuando hace 53 años, Kevin Mitnick estaba en secundaria, su profesor de informática le animó a idear un programa que le permitiera encontrar los 100 primeros números Fibonacci.

Nada por aquel entonces hubiera hecho pensar a su profesor que este juego sería sólo la chispa que prendiera la mecha y que con el paso del tiempo Mitnick se convertiría en uno de los hackers más buscados por el FBI.

Mitnick nunca llegó a desarrollar ese programa

Es más, ni siquiera lo intentó. En lugar de eso, decidió jugar una broma a su maestro y utilizó sus conocimientos de programación para crear una pantalla de inicio de sesión falsa y robar la contraseña del maestro.

Y así es como Mitnick hizo sus primeros pinitos para convertirse en todo un hacker, algo que él describe como una mezcla de «curiosidad y travesura» pero sin malicia.

Lo que para el resto podía interpretarse como una amenaza, para él era un desafío.

Sin embargo, a lo largo de la década de 1980 y 90 las cosas se pusieron serias y Mitnick se hizo famoso en los círculos policiales.

Accedió a los sistemas de más de 40 empresas, y entre sus víctimas más conocidas destacan marcas como:

Nokia, Sun Microsystems, Digital Equipment Corporation, Motorola y Netcom

El hecho de ser perseguido por el FBI, solo hizo que dar más alas a Mitnick quien creó un sistema de alerta que le avisaba cada vez que la policía estuviera por las inmediaciones de su oficina.

De hecho, en uno de estos avisos, a Mitnick le dio tiempo a limpiar su equipo y a dejar una caja de donuts de recuerdo a los agentes.

Pero la diversión llegó a su fin en 1995, cuando fue detenido por numerosos cargos incluyendo fraude electrónico y le cayó una pena de cinco años en prisión.

Después de que fuera puesto en libertad, su vuelta a la normalidad se dio de bruces con el nacimiento de algo muy grande: INTERNET.

Pero a Mitnick no se le permitió participar en esta nueva era de la informática.

De hecho, se podría decir que tenía una orden de alejamiento de cualquier router Cisco u otros dispositivos informáticos.

Dentro de las condiciones de su libertad condicional figuraba que no podía usar una máquina de fax, teléfono móvil u ordenador, y mucho menos internet. Solo podía utilizar teléfonos fijos.

No fue hasta 2003 cuando terminó su libertad condicional y Mitnick decidió usar sus habilidades como hackers de una manera más lícita y formó la empresa que lleva su nombre Mitnick Security.

Además Mitnick, ofrece diversas conferencias alrededor del mundo insistiendo a las empresas en la importancia de invertir para prevenir ataques informáticos.

De hecho, Mitnick advierte que el panorama actual nunca ha sido más apetecible para los piratas informáticos, sobre todo debido a la ubicuidad de los dispositivos móviles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here