Todos hemos escuchado alguna vez voces escépticas sobre el sistema de reciclaje.
No son pocos los que aseguran que los coloridos contenedores que llenan nuestras calles no tienen más fin que el perder el tiempo o que acaban juntándose de nuevo en los vertederos. Existe un gran desconocimiento al respecto de los sistemas de reciclaje y la cultura ecológica no parece librarse de la conspiranoia. Es por ello que queremos plantear la cuestión: ¿Realmente se realiza el reciclaje el plástico?

Plástico. El material más contaminante

Es cierto que existen otros materiales que sufren procesos de reciclaje. El vidrio o el papel requieren también de procesos para darles una nueva vida. sin embargo, es el plástico el que más dificultades presenta a la hora de ser reciclado debido a su abundancia, variedad de tipos distintos y mayor dificultad de biodegradación. Una bolsa de plástico puede tardar más de 100 años en degradarse mientras que una simple botella de agua tardaría incluso 1000 años. Estas cifras dan que pensar.

Una vez recopilado, el plástico está preparado para recibir el tratamiento que le otorgue una nueva vida evitando así su transformación en residuo. A pesar de la dificultad que conllevará este proceso es imposible evitar fijarnos en lo beneficioso del mismo. Es inevitable sentir repugnancia al encontrar restos plásticos en playas, ríos o en zonas boscosas. Suficiente razón para concluir que esos productos están mejor bajo control sea como fuere.

Entonces, ¿qué se hace con el plástico una vez recopilado?

Tipos de plástico. La clave para el reciclaje

Al igual que en el contenedor del vidrio, en el que hay que saber diferenciar entre vidrio y cristal a la hora de depositarlo y no generar problemas, en el plástico afrontamos un nivel superior.

El contenedor acoge todo tipo de plásticos de uso doméstico, pero es importante saber que no cualquier plástico tiene cabida en él.

Existen dos tipos de plástico.

  • Termoplástico: Plásticos que ofrecen facilidad para remalearse bajo ciertas temperaturas. Esto permite su reciclaje repetidas veces, aunque a partir de la 5 o 7 su estructura molecular va perdiendo propiedades. Existen muchos tipos de plásticos de reciclaje térmico.
  • Plástico Termoestable: Los polímeros de estos plásticos están compuestos por cadenas ligadas químicamente. La única manera de romper estas cadenas es alterando completamente sus propiedades, por lo que el proceso de reciclaje es infinitamente más complejo.

Es importante tener en cuenta que estas familias de material no son compatibles a la hora del reciclaje. De mezclarse, el resultado da en un producto de menor calidad al original.

Los tipos de plástico de mayor uso y en los que hay que tener en cuenta este principio son son:

PVC: cloruro de polivinilo.
PET: polietileno tereftalato.
EAD: polietileno de alta densidad.
PP: polipropileno.
EPS: poliestireno expandido.
PC: policarbonato.
PS: poliestireno.
PEBD: polietileno de baja densidad.

Gestiones para reciclaje del plástico

La gestión del plástico se vuelve imprescindible debido a factores como su longevidad o su elevado volumen respecto a su peso. También factores como que una vez reciclado, el plástico no puede ser empleado para envasar productos de consumo humano. Este factor requiere planificar la segunda vida de los polímeros en productos desde suelas de las zapatillas, gafas de Sol, a palets creados en plástico (una revolucionaria idea que combina el reciclaje con la preservación de otros recursos naturales).

Reducciones previas al reciclaje

Antes de hablar de cómo se recupera el material es importante tener en cuenta la prevención del uso excesivo del mismo.

Esto incluye varios caminos y métodos que va en orden decreciente de preferencia.
La reducción en origen es la primera opción en la que se plantea la reducción al máximo del material empleado en la fabricación del producto. Acto seguido hablamos del reciclaje, que es el punto más actual y en el que que tratamos este artículo. Ya solo restan dos caminos: Valorización o vertido. En el primero se intenta obtener energía a partir del desecho (incineración) y el vertido es el último proceso.

Separación en el reciclaje de los plásticos

La separación entre los distintos tipos de plástico es un proceso esencial para iniciar el proceso. Los PET, PEAD blanco y PEAD mixto se envían por un lugar mientras que el PVC y otros plásticos irán por otro distinto. Los plásticos ligeros como el PEBD puede extraerse mediante absorción.

Una vez separado, se agrupan en bloques para ser vendidos a empresas de reciclaje. Como podemos ver desde hace unas lineas, el hecho de pensar que el reciclaje no tiene efecto real ha quedado completamente despejado.

Proceso y venta del material

Una vez separado, el plástico debe tratarse para facilitar la venta y distribución.
es sometido a diversos procesos mecánicos y de limpieza a través de los cuales se adecua para su venta a las empresas que lo emplearán para darle una nueva vida.

El material se somete en sus respectivos reciclajes a procesos como el reciclaje mecánico, extrusión, inyección, soplado o reciclaje químico. Todos para poder constituir un nuevo producto.

Los plásticos biodegradables

No hay que perder de vista que los avances van ayudando cada vez más a la asimilación de los plásticos desde su origen diseñan plásticos de fácil asimilación por el medio ambiente. Conocidos como polihidroxicalcanoatos, PHA, estos plásticos están diseñados para que su vida tras su uso se reduzca a través del efecto de los agentes externos.

Tenemos así los plásticos biodegradables, los que son solubles en agua, o incluso los que se degradan a través de la acción del sol, los fotodegradables.

Con estos apartados hemos dado un repaso en profundidad al proceso del reciclaje del plástico. Esperamos haber ayudado y arrojado algo de luz sobre el tema, porque la gran mayoría de nosotros dejamos de ver más allá de la portezuela del contenedor.

Compartir
Artículo anteriorLa movilidad laboral: Trabajar en Europa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here