Todos hemos escuchado aunque sea un poco sobre formas alternativas de enseñanza.
Esas ideas que dan la vuelta a un sistema de enseñanza que lleva inmutable e institucionado. Se busca encontrar solución al bloqueo durante dédacas sin un avance mucho mayor al de replantear ciertas materias. Ahí es donde el método Montessori o la pedagogía Montessori aparece para dar un vuelco a muchos conceptos que parecían inamovibles.

Su propuesta va más allá de un simple método de aprendizaje, sino que abarca terrenos a lo largo y ancho del globo con la construcción de sus propias escuelas. También incluye una gama de juguetes y muebles preparados para estimular y fomentar la creatividad e imaginación del niño dentro del mismo hogar, lo que nos hace darnos cuenta del verdadero calado e importancia de este método de enseñanza alternativo.

Su creadora: María Montessori

La figura de María Montessori es icónica y trasciende más allá de la creación de su método de aprendizaje. Esta educadora y médica italiana ostenta el galardón de ser la primera mujer médico de Italia al graduarse en 1896 y especializarse en psiquiatría acto seguido tras conseguir su doctorado.

Su trabajo de investigación se centró en los niños con un marcado caracter humanista en el que profundizó para lanzar su libro «El método Montessori» en 1912. Su trabajo abarcó la interacción con niños desfavorecidos de un barrio de Roma y con niños discapacitados en un hospital. La experiencia le permitió comprobar su método basado en el desarrollo personal de la independencia, la libertad con límites y el respeto por la psicología natural del niño y su desarrollo físico.

Una de sus claves principales se centra en la actividad dirigida por niño con la tutela del profesor a través de un punto de vista clínico. Eso ayuda a que el niño desarolle su autoestima y valide sus propias decisiones a través de una libertad siempore relacionada con la responsabilidad en las acciones propias.

Las escuelas de Montessori por el mundo

Montessori no solo se quedó en una publicación literaria. También puso en marcha su propia escuela funcionando bajo su revolucionaria metodología.

Las escuelas Montessori se han extendido a lo largo del mundo en los apena 30 años desde su aparición comoopción de enseñanza. Actualmente 150.000 escuelas por todo el mundo utilizan la metodología de Montessori como hilo director de su enseñanza. En ellas no se considera al niño solo como un ser receptivo. Por contra, se le otorga al niño un papel activo haciendo que aprenda a través de las acciones que emprende.

En vida, María Montessori abrió escuelas en paises como España, Italia, Holanda o la India concluyendo en la capacidad de asimilar los códigos de distintos códigos lingüisticos a esas tempranas edades. Esto hace que Montessori recomiendase la enseñanza de un segundo idioma durante el llamado periodo sensitivo de aprendizaje del lenguaje.

Los juguetes y muebles Montessori

El método Montessori parte de la idea de que el entorno del niño debe variar y evolucionar a medida de que el niño crece. Esto va a hacer que los desafíos a los que se encuentre vayan avanzando con él permitiendo pasar su niñez de una forma empoderante y fomentando la autocrítica y evolución personal.

El niño emplea una parte importante del día en la escuela donde se relaciona y trabaja según el método de Montessori, pero no acaba ahí su desarrollo. El niño va aprendiendo y evolucionando en cada paso de su vida siendo el hogar su segundo lugar más regentado, si no el primero.

Es por eso que Montessori decidió extender su propuesta más allá diseñando una serie de muebles y juguetes que estimulan la imaginación del niño. Estos objetos aportan sensaciones y valores que enriquecen el entorno del pequeño incluso cuando se encuentra en su hogar.

Estos muebles incluyen camas bajas y accesibles, estructuras de juego o descanso con forma de tipi indio o cómodas con texturas y formas orgánicas que fomentan el vínculo y la relación del niño con la naturaleza. Todo ello va dentro de una cuidada propuesta en la que el niño se siente a su medida dentro de un mundo enorme, pero que le permite aceder a actividades tan válidas como las de cualquier adulto.

Respecto a los juguetes Montessori, es notable el uso de colores y materiales naturales como la madera. Estos juguetes buscan estimular la imaginación del niño de manera que su propuesta y forma de interpretar el juguete forma parte de su aprendizaje natural en el que sin saberlo, aprende a reconocer y explorar el mundo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here